Lijas Profesionales 

Las lijas para madera, ya sean secas o al agua, suelen tener diversas presentaciones no sólo dependiendo de si se trata de una lija manual o la cual será adaptada a un lijadora, sino también de la clase de trabajo que queremos realizar. Este útil y básico implemento, usado para refinar materiales –quizás de manera parecida a la que podría hacerlo una lima: desbastando– y suele tener diversas formas, o variados tipos y tamaños de grano. Bien sean autoadhesivas para soportes o lijadoras eléctricas como las de bandas, las orbitales o las multifunción; en rollo, o aquellas especialmente diseñadas para mini herramientas, en MásFerretería tenemos una gama muy amplia para tus trabajos en madera y otros materiales.

Leer más...

Más sobre Lijas

El papel de lija es una superficie granular creada sobre un papel de gran resistencia, para cuya producción suele usarse materiales como el carburo de silicio, óxido de aluminio o el zirconio, entre otros. Del otro lado de este papel soporte, generalmente podemos encontrar el pegamento, lo que nos ayudará a ajustar la lija en su soporte –el cual puede ser manual o eléctrico (como es el caso de las lijadoras)– y nos dará la opción de sujetar el mismo con firmeza para poder rebajar, eliminar asperezas o imperfecciones e incluso, cuando el grano es lo suficientemente fino, pulir.

En general la lija suele usarse a tres niveles diferentes y durante este proceso lo normal es ir bajando de grano: grueso, mediano y fino. En el caso de los primeros, estas lijas se usan sobre superficies rugosas o imperfectas, sobre materiales oxidados o en el proceso de eliminación de pinturas y barnices. La lija mediana o de grano intermedio, nos ayuda a emparejar o disminuir las rayas que pudiera haber dejado la primera lija, y a preparar el material para su tratamiento final. Y en el caso de la lija de grano fino, ésta nos ayuda a conseguir acabados naturales o incluso a pulir luego de haber agregado tintes y selladores, por ejemplo –en el caso de la madera–.