Cemento, Quitacementos y Escayola 

El cemento es un material conglomerante que está formado formado por una mezcla de caliza y arcilla, ambas calcinadas y luego molidas. El cemento tiene la capacidad de endurecerse al entrar en contacto con el agua. Mezclado con determinados agregados de origen pétreo, como la arena o la grava, y agua, forma una mezcla uniforme, maleable y plástica que fragua y se endurece, tomando un aspecto y dureza propios de una piedra, a este resultado se le conoce como hormigón, que se usa con mucha frecuencia para la construcción.

Leer más...

Filtros

Más sobre Cemento

Los cementos están compuestos de diferentes materiales denominados componentes que otorgan al cemento unas determinadas cualidades tanto químicas como físicas que garantizan el óptimo resultado tras su correcta aplicación. Dentro de los diferentes tipos de cementos que existen, podemos hablar fundamentalmente de tres principales:

  • Cemento gris: También conocido como cemento Porland. Se vende en forma de polvo muy fino y se amasa con agua para lograr así una masa que, según se va secando, se va endureciendo. Si lo que se quiere es producir hormigón o morteros, puede mezclarse con áridos y grava. Este tipo de cemento es el más habitual para la construcción, por lo que su uso se da en una amplia variedad de trabajos, como la realización de hormigones para cimentación hasta la preparación de morteros para levantar muros.

  • Cemento blanco: Recibe este nombre porque tiene un color blanquecino. Es menos resistente que el cemento gris, pero presenta la ventaja de que admite aditivos y pigmentos, por lo que resulta especialmente útil para lograr una buena ambientación o decoración. Además, se emplea para hacer morteros de cal.

  • Cemento rápido: Es bastante próximo al cemento gris o cemento Porland, no obstante, pasa por un proceso de fabricación especial que le da la propiedad de un endurecimiento mucho más rápido. Resulta especialmente útil para las reparaciones de zonas con presencia de agua o cuando se necesita un endurecimiento instantáneo.