Pistolas Para Aplicar Pegamentos 

Las pistolas de pegamento pueden ser de dos tipos: de baja y de alta temperatura. Estas se emplean según el tipo de barras de pegamento que vayamos a usar. Las barras de baja temperatura se calientan hasta los 120 grados centígrados y son las más apropiadas para tareas con materiales como la madera, la tela o los plásticas. Por su parte, las de pegamento de alta temperatura requieren temperaturas que superen los 195 grados centígrados.

Leer más...

Más sobre Pistolas de pegamento

Este tipo de barras permiten una adhesión más fuerte. Algunas pistolas de pegamento, como las duales, tienen un switch que permite usar ambos tipos de barras.


Para lograr fijar de forma satisfactoria las superficies de las piezas,necesitaremos pegamentos y colas, estos tienen que ser líquidos, o por lo menos pastosos. En el caso de las pistolas de pegamento, este viene en forma de barras cilíndricas de diámetros variables. Para que el pegamento pueda actuar y la unión sea duradera, es necesario que las barras de pegamento se fundan por acción de la pistola y se convierta en pegamento líquido. Previamente, la pistola de pegamento tiene que calentarse antes de poder licuar el pegamento termofusible. Según el tipo de pistola, el tiempo de estos primeros momentos de calentamiento puede variar en varios minutos. Si necesita demasiado tiempo, será mejor optar por otra pistola que esté dotada con dos elementos de calentamiento. En estos modelos, el primero reacciona de modo especialmente rápido y sirve para calentar, mientras que el segundo, por su parte, es algo menos potente y sirve para mantener caliente el material mientras dura la tarea. Cuando la pistola de cola termofusible está lista, la tarea resulta rápida. Una unión pegada por termofusión puede someterse a esfuerzos al cabo de 2 o 10 minutos. Tras esto, tiene que endurecerse. En el caso de los pegamentos termofusibles, estos se licuan por calentamiento, por eso estas pistolas de cola no contaminan.