Gafas de Protección Profesionales 

Sin duda, los ojos son una de las mejores herramientas naturales de las que disponemos, por eso es vital mantenerlos cuidados y seguros de posibles riesgos mientras realizamos cualquier tarea. Estos posibles riesgos son los siguientes:

 

Leer más...

Filtros

Más sobre Gafas de protección laboral


  1. Proyecciones de partículas que pueden saltarnos a los ojos al cortar una madera, usar un taladro o realizar otras tareas que impliquen herramientas de corte o de fuego.

  2. Arañazos y roces provocados por ramas o plantas cuando realizamos labores de jardinería.

  3. Salpicaduras. Muchas veces, sobre todo en exteriores cuando hace mal tiempo, algunos líquidos pueden llegar a parar a nuestros ojos pudiendo llegar a causar graves problemas.

  4. Polvos gruesos y finos que causarán fuertes molestias en nuestros ojos.

  5. Radiación solar. Pasar varias horas expuestos al sol es tan malo para nuestros ojos como para nuestra piel, si no se cuenta con la correcta protección.


A la hora de elegir qué gafas necesitamos, lo primero que debemos hacer es identificar qué trabajos vamos a desempeñar y cuáles son los principales peligros de los anteriores que estos acarrean. En las gafas hay dos clasificaciones que se encuentran en el cristal y en la patilla. La del cristal informa sobre la clase de protección, la clase óptica, su resistencia mecánica, que cumple con la norma europea y los datos del fabricante. Por su parte, en la de la montura se encuentra lo anterior más el campo de uso y la norma UNE EN 166. Una vez sabemos cuáles son nuestras necesidades y los peligros que pueden darse, es necesario seleccionar nuestras gafas. Estas van desde las más sencillas, como las de sol, generalmente hechas de policarbonato y con posibilidad de estar graduadas, polarizadas o preparadas para que sean anti-reflejantes, hasta otras más profesionales como las fotocromáticas, las dieléctricas, con aireador o las anti-vaho.