Escobillas Limpiaparabrisas Para Todos Los Modelos de Coche 

Las escobillas de los limpia-parabrisas son uno de los elementos que deben estar en perfecto estado para que la conducción resulte segura y cómoda. En caso de que las escobillas no estén en buenas condiciones, ante un día de lluvia o nublado, se experimentarán problemas de visibilidad que pueden causar desde atascos, frenazos, llegando incluso a tener lugar graves colisiones. Por lo tanto, todo conductor debe prestar atención al mantenimiento de las escobillas de su limpia-parabrisas, especialmente cuando se planea hacer un viaje de varios cientos de kilómetros.

Leer más...

Fabricante
Precio
Filtros

Más sobre Escobilla limpiaparabrisas

La puesta a punto del vehículo antes de un trayecto largo es crucial para garantizar la seguridad del coche y de todos los pasajeros que van a viajar dentro de él. En estos momentos, no olvides revisar el estado de tus escobillas ni los niveles de líquido del limpia-parabrisas. Las escobillas son elementos que en verano se encuentran sometidos a altas temperaturas y continuamente expuestos a los rayos de sol, por lo que suelen dañarse con mucha frecuencia. El frío del invierno también puede provocar deficiencias en las mismas. Por ello, es recomendable sustituirlas cada año, recomendablemente, en los meses de septiembre u octubre, una vez ya pasado el verano y los periodos de máximo sol y calor.

No obstante, a veces no es necesario cumplir el año con las mismas escobillas, ellas mismas pueden darnos indicios de que su estado no es el adecuado y es necesario sustituirlas con urgencia para poder seguir conduciendo con seguridad. Algunas de las señales más claras son las siguientes:

  1. Ruido: si escuchamos ruido puede deberse a que la goma se ha endurecido, ya sea por la temperatura o por el paso del tiempo.

  2. Rayas en el cristal: la goma está demasiado gastada por factores como el frío o el hielo.

Neblina en el cristal: la goma está cubierta por una gruesa capa de suciedad que debemos eliminar inmediatamente.