Inflador Para Neumáticos 

Los neumáticos son los pies de nuestros coches y la parte que está en continuo contacto con el pavimento y en movimiento, por lo tanto, debemos estar muy atentos a que su estado sea el adecuado, pues la seguridad de nuestro coche y de todos los que están dentro dependen, en gran parte, de ellas. Es importante que los neumáticos sean los adecuados para nuestro vehículo y que se ajusten a las condiciones meteorológicas del lugar por el que ejercemos la conducción.

Leer más...

Filtros

Inflador para profesionales y particulares

Antes de un viaje de varios cientos de kilómetros debemos asegurarnos de que las ruedas se encuentran en buen estado: sin daños y no demasiado desgastadas. Tampoco podemos olvidarnos de la presión del inflado. Este factor es mucho más difícil de percibir que los anteriores, por lo que, a veces, nos lo saltamos. Es crucial revisar la presión de los neumáticos no solo antes de un viaje largo, si no varias veces al año, dependiendo de los kilómetros que le hagamos al coche: entre los 15 y los 30 días como máximo.


Muchas veces, sobre todo en verano, las altas temperaturas disminuyen enormemente la presión de nuestras ruedas, haciendo nuestra conducción algo más peligrosa. Los neumáticos deben contar con la presión recomendada por el fabricante, según los tipos y los vehículos. Generalmente, en el interior de la puerta del conductor existe una pegatina (o en otro lugar, según el tipo de vehículo) donde se encuentran una tabla con las distintas presiones que deben tener las ruedas. Contar con un inflador como accesorio de nuestro coche puede suponer una gran ventaja para los largos viajes de verano, ya que, en caso de detectar una bajada de la presión normativa, no harán falta más que unos minutos para volver a poner nuestro coche a punto y conducir con la máxima seguridad.