Fuelles Para Chimeneas 

Poder sentarnos en la alfombra delante de la chimenea en el salón de nuestro hogar es una de las cosas más relajantes que podemos hacer en invierno tras salir de una dura jornada de trabajo. Así, nos ayudará a desconectar de las obligaciones y tener un rato para nosotros.

Leer más...

Precio
Filtros

Más sobre Fuelle

Gracias al calor que dan las chimeneas y al sonido de la leña quemándose, la chimenea se ha convertido en uno de los elementos favoritos para muchos de todo su hogar. Sin embargo, ya sea para sentarnos cerca de ella o para dejarla encendida mientras estamos en la cocina preparando la cena, es necesario extremar las precauciones, así evitaremos la posibilidad de que salte una chispa que pueda prender la alfombra o cualquier otro elemento cercano.


Lo más habitual para el funcionamiento, mantenimiento y limpieza de nuestra chimenea es contar con un juegos de accesorios. Estos se componen de cuatro herramientas: una pala, una escoba, una tenaza que permite manejar la leña una vez que está ardiendo y un atizador cuya función es la de avivar la llama. Pero, además, si queremos encender un buen fuego, es fundamental la presencia de un fuelle.

Un fuelle es un elemento que sin duda no debe faltar donde haya una chimenea. Su función es avivar las brasas para poder encender fuego con facilidad y mantenerlo encendido.Es un elemento funcional y decorativo que, si se cuida bien, dura toda una vida. Los fuelles contienen aire que se expulsa con cierta presión en la dirección que queramos, mucho más útil que si intentamos crear aire moviendo un periódico o cualquier otro elemento donde el aire no se dirigiría correctamente. Incluso si tu chimenea es decorativa, el fuelle es un elemento decorativo perfecto ya que da un toque rústico allá donde lo pongas… puedes incluso colgarlo en la pared.