Humidificadores Para Ambientes Secos 

Los ambientes secos nos pueden provocar diversos problemas que afecten a nuestra salud, como sequedad en los ojos, la piel o los labios; incluso también en las vías respiratorias, lo que puede provocar irritaciones de garganta, ronquidos, dolor de pecho, etcétera.

Leer más...

Más sobre Humidificador

La sequedad nos hace más vulnerables a los virus y otros organismos patógenos, acentuando, y en los peores casos agravando los síntomas de las alergias y de numerosas enfermedades respiratorias como pueden ser el asma, los catarros o gripes, laringitis… Esta situación de sequedad en el aire se puede dar durante todo el año, en verano debido a las altas temperaturas y en invierno debido a que las calefacciones secan el aire de nuestras estancias.


A veces es difícil saber el nivel de humedad que hay en nuestro hogar, por ellos, si no estás seguro o tienes dudas de si necesitas un humidificador, es recomendable que calcules el nivel de humedad con ayuda de un higrómetro. Estos suelen ser bastante económicos y muy útiles a la hora de determinar el nivel de humedad del aire. Lo ideal es tener una humedad relativa de entre el 40 y el 60 por ciento en nuestras estancias. Los humidificadores son unos dispositivos que tienen como misión el hecho de mejorar la calidad del aire que nos rodea, incrementando su humedad cuando es necesario para evitar los problemas anteriormente citados.


Sin embargo, a pesar de todo lo que nos ayudan los humidificadores, es cierto que tienen ciertos inconvenientes. El más grave es que la mayoría de los aparatos humidificadores hacen ruido. En el caso de los humidificadores, los ultrasónicos son los mas silenciosos del mercado, esto se debe a que no hierven el agua sino que utiliza ondas de sonido totalmente inaudibles para nuestros oídos.

En cuanto a mantenimiento se refiere asegúrate de que si el dispositivo tiene filtros, estos sean fáciles de reemplazar o lavar y de que sus precios sean razonables. También es importante que el depósito sea fácil de llenar o de quitar y poner, por ejemplo si queremos lavarlo.