Alambre Galvanizado y Lacado 

Generalmente, se conoce como alambre todo tipo de hilo delgado que se obtiene por estiramiento de diferentes tipos de metal de acuerdo con la propiedad de ductilidad de estos. La mayoría de alambres se obtienen de metales como el hierro, el cobre, el aluminio o la plata, entre otros.

Leer más...

Alambre Galvanizado y Lacado para profesionales y particulares

En función del material con el que esté fabricado, cada tipo de alambre resulta recomendable para unos usos que para otros. Otros factores condicionantes con el grosor, la resistencia o la maleabilidad que presente.

Dentro de las diferentes clases, destacamos tres: de acero, galvanizado y recocido.

  • Alambre de acero: Son buenos aliados para muchísimas tareas, como por ejemplo para unir materiales, fabricar mallas o fijar vallas y setos. Se utilizan para sujetar, asegurar, colgar o elevar objetos. Presentan un aspecto estético y bastante comodidad al tacto. Los de acero se emplean tanto en la industria como el en ámbito doméstico. Habitualmente se presenta en forma de mallas, que a su vez están formadas por torones. Un torón es un conjunto de alambres o hilos que están enrollados entre sí de manera helicoidal. Cuanto mayor sea el diámetro del cable, mayor resistencia y rigidez tendrá. Sin embargo, también influye el tipo de trenzado de los alambres o torones y el material y calidad del núcleo. Cuando se fabrican para ser utilizados en jardinería, habitualmente se lacan en color verde, para que pasen desapercibidos.

  • Alambre galvanizado: Es una variante del alambre de acero, pero este está pensado para responder mejor a las necesidades de un material que va a estar en exteriores. El galvanizado hará que el metal esté protegido con la oxidación y la corrosión que puedan causar el sol, las bajas temperaturas o la humedad. Otra alternativa es conseguir un alambre de acero inoxidable.

  • Alambre recocido: Es un práctico material para la construcción que es bajo en carbono. Se emplea como elemento de soporte en muchas aplicaciones, como el armado de castillos, losas, vigas, columnas, trabes o de zapatas, para cerramientos, emparrillados, traslapes, etcétera.