Varillas Roscadas y Adaptadores 

Las varillas roscadas son un tipo de sistemas de unión, concretamente, son piezas de uso habitual para el ajuste y la unión de elementos desmontables, como muebles, máquinas, piezas, etcétera. Estas piezas poseen la misma función que un tornillo y son una solución fiable y económica para aquellos casos en los que la medida de los tornillo es poco común y esto provoca que no encontremos los que buscamos.

Leer más...

Fabricante
Precio
Filtros

Más sobre Varillas roscadas

También suelen emplearse para la sujeción de tubos de bajantes de tejado o para la instalación de tuberías de evacuación de humos en las estufas tradicionales. Si se corta la varilla roscada a la medida necesaria se logra sujetar correctamente las tuberías, solucionando los posibles desniveles de la pared o la distancia entre esta y los tubos. Para cortar dichas varillas es necesario disponer de una sierra de calar, una sierra para metal o una amoladora en el caso de que la varilla sea muy gruesa. En caso de que se necesite alargarlas, se hace con los manguitos. En cuanto al tamaño, es necesario escoger el manguito ajustado al diámetro de la varilla, siempre se tiene en cuenta el diámetro roscado interior.


Existen varillas roscadas hechas de diferentes materiales, como pueden ser, por ejemplo, el acero (con posible recubrimiento de zinc), el acero inoxidable o el latón. También los tamaños son muy variados, pues dependerán del trabajo que vayamos a llevar a cabo; existen desde los 20 cm hasta 1 metro de longitud y desde 3mm hasta 20 mm de diámetro. Las varillas roscadas de acero son, por lo general, las más económicas dentro de los diferentes materiales en los que se producen. Son las más universales, ya que sirven para un gran número de funciones. Sin embargo, si las varillas van a permanecer en exteriores o en entornos con grandes niveles de humedad, se recomienda el uso de varillas roscadas de acero inoxidable.