Remaches de Aluminio y Tuercas Remachables 

Un remache es un sistema de fijación que sirve para para unir piezas delgadas hechas de distintos materiales. Las uniones hechas con remaches, además de ser de las más rápidas, tienen carácter permanente, por lo que deben usarse para casos en los que estamos seguros de que no necesitaremos desmontar la unión, por ello, especialmente útiles para ensamblar chapas y materiales plásticos. Sin embargo, ofrecen una resistencia menor que la de un tornillo y no resultan adecuados para unir piezas que sean de gran espesor. No obstante, los remaches tiene una amplia variedad de utilizaciones que van desde las tareas artesanales hasta la mecánicas.


Leer más...

Filtros

Más sobre Remaches

Adquiridos estos conocimientos básicos sobre los remaches, ahora solo solo es necesario seleccionar el que mejor se adapte al trabajo que vamos a hacer. Para ello, debemos prestar atención a diferentes aspectos. Por ejemplo, al tamaño: tanto el grosor como la longitud deben ir acorde con la unión que necesitas. Los más usados para trabajos de bricolaje son los de entre 3 y 5 mm. También es importante el tipo de material del que estén hechos. Cada metal otorga a los remaches unas propiedades u otras que hay que conocer: los de acero son los más genéricos, ya que sirven para todo tipo de material y los de acero inoxidable, para trabajos exteriores; los de aluminio sirven para uniones en materiales blandos o quebradizos; los de cobre, para aquellos lugares donde se necesita conductividad, y de latón, para usos decorativos.


La remachadora consta del cuerpo y de la boquilla, que es un elemento extraíble, disponible en diferentes medidas lo que permite su adaptación al remache que más se ajuste al trabajo que se quiera realizar. Como de remaches, también existen varios tipos de remachadoras que debemos conocer para seleccionar con criterio la más adecuada para nuestra tarea. Hay remachadoras manuales (tipo acordeón o POP), neumáticas y eléctricas.