Escarpias y Alcayatas de todos los Tamaños 

A la hora de llevar a cabo pequeñas tareas de bricolaje, las escarpias o alcayatas son uno de los productos que más utilizamos para colgar y fijar objetos a las paredes, tanto por su facilidad de instalación (en la mayoría de ocasiones no requieren ni siquiera de un taco), como por su bajo precio y su resistencia y durabilidad.

Leer más...

Más sobre Escarpias y Alcayatas

Antes de decantarnos por un sistema u otro, debemos analizar el soporte sobre el que queremos colocar nuestro objeto, así como el grosor y resistencia que debe tener el elemento de fijación y otros parámetros. De este modo, no tendremos problemas en encontrar la alcayata más adecuada a nuestras necesidades. Además, en el envase aparece la información necesaria para elegir la pieza adecuada.

La principal diferencia entre alcayatas y escarpias es el cuerpo: en el caso de la alcayata será liso y acabado en punta, de forma que se puede clavar directamente sobre la pared o el soporte al que queremos sujetar el objeto (madera u hormigón, generalmente). Las escarpias, por su parte, tienen el cuerpo roscado y requieren de la presencia previa de un taco, lo que les otorga mayor resistencia al peso. Además, el objeto al que sirven de sujeción deberá disponer de una hembrilla cerrada.

Ambas existen en distintos tamaños y grosores, en función del objeto que vayamos a colgar, siendo las más grandes las que a su vez soportan un peso mayor. A la hora de instalarlas, necesitaremos únicamente un martillo, en el caso de las alcayatas, o un taladro y un taco, si queremos colocar una escarpia.

En MÁS FERRETERÍA contamos con un amplio catálogo de sistemas de fijación en el que encontrarás todo tipo de alcayatas y escarpias para que tu tarea sea más sencilla y, sobre todo, económica.