Chaleco de Trabajo Multibolsillos 

¿A qué debemos prestar atención a la hora de elegir un chaleco u otro? En primer lugar debemos diferenciar los tres tipos diferentes de chalecos que ofrecemos en MÁS FERRETERÍA. Cada uno de ello presenta diferentes diseños, colores y estilos para que puedas seleccionar aquel que más se adapte a tus necesidades, pero también a tu estilo personal.


Leer más...

Precio
Filtros

Más sobre Chalecos

Los tres tipos son los siguientes:

  1. Chalecos hinchables para niños: estos chalecos son una medida de seguridad para los más pequeños cuando van a la playa, a la piscina o a lugares con grandes superficies de agua. Los chalecos hinchables se adaptarán perfectamente a su cuerpo sin causar ningún tipo de roce o arañazos y protegerá a los más pequeños de la casa de posibles sustos en el agua.

  2. Chalecos reflectantes: otros productos que también reciben mucha demanda son aquellos de alta visibilidad, como los chalecos de los operarios de las carreteras para que los conductores los vean rápidamente. Este tipo de chalecos también son necesarios para circular en bicicleta por la vía pública en condiciones de visibilidad reducida y para cualquier transeúnte que la recorra a pie, pues sus colores flúor tan llamativos, junto con las bandas horizontales que llevan, hacen que la luz (especialmente la de los faros de los vehículos) se refleje y sean reconocidos para que los conductores estén de sobreaviso para aminorar la velocidad o tener especial cuidado con ellos.

 

  1. Chalecos para trabajar: Si el trabajo es relativo a la construcción, necesitaremos un chaleco fuerte y resistente, que no se rasgue fácilmente, que sea fácil de lavar y que se seque rápido. Los chalecos de trabajo se caracterizan por tener muchos bolsillos, por lo que también resultan realmente útiles para el bricolaje, ya que permiten portar las herramientas sobre el cuerpo y no tener que acudir constantemente a la caja a coger unas y dejar otras.