Pulidoras Eléctricas Profesionales 

Cuando necesitamos eliminar la pintura ya sea de forma parcial o totalmente de ciertas superficies, como en nuestro vehículo, una máquina pulidora es la herramienta más adecuada para ello. Este tipo de máquinas no solo eliminan daños y defectos de la pintura, como por ejemplo los arañazos, sino que también son capaces de realzar el brillo de la superficie mediante el acabado final.

Leer más...

Precio
Filtros

Más sobre Pulidora

A la hora de elegir una pulidora debemos prestar atención a numerosos factores, como por ejemplo a su peso, a los intervalos de velocidad, a la ubicación del interruptor y a que sea ergonómica, entre muchos otros. No obstante, de todas estas, hay dos que son vitales para sacarle el máximo partido a nuestra pulidora: la velocidad y la ergonomía.

La velocidad variable es un aspecto fundamental para aprovechar la flexibilidad de la máquina pulidora. Cuanto mayor sea el intervalo, mejor rendimiento obtendremos. Las velocidades más bajas se recomiendan para el acabado y el refinado; en cambio, las velocidades más altas son útiles para el pulido agresivo. En cuanto al control de la velocidad, es recomendable que sea eléctrico. Este asegura que la almohadilla gire a una velocidad constante, independientemente de la fuerza aplicada, y es muy útil porque garantiza la predictibilidad de la máquina y evita que la almohadilla se atasque a velocidades lentas.

La ergonomía es otro aspecto fundamental a la hora de comprar una pulidora. La máquina que seleccionemos debe ser cómoda para el usuario. Para ello no hay una clasificación hecha, es el propio usuario quien deberá probarla y ver si se adapta a él. Lo que sí ocurre es que existen diversos modelos con diferentes pesos y diseños. En definitiva, lo importante es probar varias pulidoras y decidir la compra de aquélla con la que el usuario se sienta más a gusto.

Recuerda que en MasFerretería puedes comprar todo tipo de herramientas eléctricas, así como la más amplia variedad de accesorios, que te permitirán, por ejemplo, utilizar tu amoladora como pulidora en un trabajo concreto, aunque si crees que es una labor que vas a realizar frecuentemente, es mucho más recomendable disponer de una máquina específica para ese menester.