Cepillos Eléctricos Profesionales 

El cepillo de madera es una herramienta que sirve para el rebaje y alisado de la madera. Su uso requiere de cierto grado de experiencia, por lo que para los aficionados al bricolaje, es más conveniente el uso del cepillo eléctrico que el manual, que, además, es mucho más cómodo al ahorrar una enorme cantidad de trabajo. Como su propio nombre indica, un cepillo eléctrico hace el mismo trabajo de uno manual, pero con la ventaja de que lo hace más rápido y con mucho menos esfuerzo por parte del usuario. El cepillo eléctrico para madera es perfecto a la hora de escuadrar entramados, eliminar marcas de la sierra en tablones cortados, rectificar vigas viejas o, directamente, para instalar puertas y ventanas.


Leer más...

Más sobre Cepillo eléctrico

Los cepillos eléctricos tienen una zapata trasera que está fijada a una profundidad igual que la de las hojas de corte. La zapata frontal tiene como misión determinar la profundidad del corte mediante una perilla de ajuste de profundidad. Las hojas de corte o cuchillas del cepillo eléctrico deben estar siempre muy afiladas para garantizar así que la herramienta funcione apropiadamente y se obtengan los mejores resultados. Si durante el uso se vuelve difícil y pesado el hecho de empujar la madera para hacer el corte o la madera sale en trozos en lugar de en virutas, deberemos desconectar totalmente la herramienta y retirar las hojas. Según lo que haya ocurrido, bastará con afilar las cuchillas o, en casos extremos, con sustituirlas por otras nuevas. En el caso de que las hojas del cepillo eléctrico puedan afilarse, se recomienda emplear una piedra de afilar muy fina para restaurar un borde fino y continuo. Asimismo, el borde trasero de la hoja debe ser pulido igualmente para eliminar cualquier reborde que haya podido permanecer tras el proceso de afilado. En cambio, si el problema es que las hojas están melladas, la única solución es quitarlas e insertar otras nuevas.