Cerradura electronica huella dactilar

Razones para comprar una Cerradura Electrónica

Las cerraduras electrónicas están cada vez más demandadas a la hora de instalar una nueva puerta de acceso a una vivienda o local. Una cerradura electrónica también es muy útil cuando se busca conseguir un plus de seguridad, como te contábamos cuando hablamos de cómo mejorar fácilmente la seguridad de una puerta.

A la hora de controlar la apertura y cierre de una puerta que ofrezca seguridad, se pueden encontrar distintos tipos de cerraduras:

  • La cerradura tradicional, que utiliza una llave para controlar la apertura
  • El cierre o cerradura mixta, que se compone de una parte tradicional o mecánica que necesita también de una llave, y otra parte electrónica.
  • La cerradura electrónica, que no necesita llave y únicamente necesita introducir un código digital para dar acceso a un recinto o no.

5 Ventajas de la cerradura electrónica

Las cerraduras electrónicas ofrecen una serie de ventajas respecto a las cerraduras mecánicas o convencionales:

  • Más Segura. La cerradura electrónica permite incrementar la seguridad, respecto a las cerraduras tradicionales o mecánicas. Este tipo de cerradura cuenta con un mecanismo que bloquea la puerta en caso de intentar ser abierta por una persona no autorizada. También se bloquea cuando se intenta forzar la apertura mediante un taladro. O con una palanca u otro elemento externo ajeno al sistema.
  • No se extravían las llaves. No hay peligro de que alguna de las personas que tienen la llave de acceso la pierda. O que alguien haga un duplicado de la misma o nos roben la llave.
  • Acceso Autorizado Limitado. Solo permite el acceso y se abre con las personas que están autorizadas.
  • Programable. Las cerraduras electrónicas permiten ser programadas con distintos códigos de acceso, diferentes para cada persona. Así, se puede regular qué persona entra a tu casa u oficina, qué días puede acceder, durante cuánto tiempo,… Con esto se incrementa el control de quién está autorizado o no para entrar.
  • Para todo tipo de puertas. Puede instalarse en casi todos los tipos de puertas, dependiendo del modelo de cerradura electronica que elijamos.

En cuanto a las desventajas de este tipo de cerraduras, la más reseñable es que son más caras que las cerraduras mecánicas. Además, algunas personas aún “desconfían” de la cerradura electrónica precisamente por el hecho de no tener una llave física. También por el temor a que puedan ser hackeadas.

 

Tipos de cerraduras electrónicas

En función de su sistema de apertura, en el mercado se pueden encontrar básicamente 3 tipos de cerraduras electrónicas:

  • Cerradura electrónica con llave: Se trata de una cerradura convencional que se abre o cierra con llave, pero que incorpora una pantalla en la que se puede configurar un pin de acceso o que permite leer la huella digital. De esta forma la cerradura aporta un extra de seguridad al sistema.
  • Cierre con contraseña: Esta clase de cerradura electrica permite el acceso o bloqueo de la puerta configurando una contraseña, código o pin. Son el tipo de cerradura electrónica más utilizado en viviendas particulares u oficinas. Por lo general, son sencillas de instalar y utilizar, y más económicas que las que incorporan lector de huella digital.
  • Con lector de huella digital: Este tipo de cerradura inteligente cuenta con una pequeña pantalla digital en la que se pueden configurar los accesos para diferentes personas con su huella dactilar. Estas cerraduras son muy útiles en oficinas o empresas en las que se tiene que dar acceso a distintas personas. Son cerraduras elegantes en sus materiales, seguras y muy resistentes. Un buen ejemplo es la cerradura con Teclado Biométrico Tesa.

Teclado Biometrico TESA

Cómo funcionan las cerraduras electrónicas

Como hemos visto anteriormente, las cerraduras electrónicas cuentan con un sistema de apertura y cierre electromecánico. Cuentan con un pequeño motor que se controla gracias al impulso eléctrico. Este motor puede activarse de distintas formas, en función del tipo de cerradura electrónica que sea: con un teclado para marcar un código, con un lector de tarjeta, con un lector de huella digital, con un mando a distancia remoto,… En cualquier caso, este sistema solo permite el acceso cuando recibe la información correcta. El cierre del sistema se produce gracias a un bloqueo mecánico que funciona con electroimanes. Así la puerta se cierra de forma más segura.

Por tanto, una cerradura electrónica precisa de una fuente de energía eléctrica para funcionar. Uno de los contras que se les ponen a estas cerraduras es que puedan bloquear la puerta en el caso de que la electricidad se vaya. Para evitar este inconveniente, muchas de las cerraduras electrónicas combinan un control de bloqueo electrónico con uno físico. De esta manera, aportan un plus extra de seguridad y fiabilidad para el usuario. También se recomienda integrar un generador o una fuente de abastecimiento por si hubiese una emergencia y la fuente de electricidad habitual fallase.

 

En resumen, se puede afirmar que comprar una cerradura electrónica para nuestro hogar o local supone una buena elección. El precio de las cerraduras inteligentes es superior al de otra clase de cerraduras. A pesar de ello, comprar una cerradura electronica es una inversión en seguridad que merece la pena. Sobre todo si hablamos de la seguridad de los nuestros o de nuestro negocio.

 

¿Y tú? ¿Ya tienes una cerradura electrónica en tu vivienda o negocio?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *